SAUCONY | "Donde dos ríos corren juntos"

En 1898, un pueblecito de Pennsylvania llamado Kutztown veía nacer la aventura de cuatro socios, en forma de fábrica de calzado. Muy cerca corría Saucony Creek (el arroyo Saucony). De su nombre nació el de la marca de calzado. Y el nombre de arroyo venía de la voz saconk, que la tribu india de los Lenni Lenape utiliza para designar a dos ríos que corren juntos. Esta idea se transmite en el logo de la marca.

Ya a comienzos del siglo XX, la fábrica de Saucony producía casi mil pares de zapatos cada día, principalmente para un público infantil. Posteriormente se extendió a toda la familia y a prácticas deportivas como el atletismo.

Los años 60 resultan claves para el desarrollo de Saucony. La práctica del running se extiende a finales de esta década y el mercado quiere responder a esta demanda. Abraham Hyde, un inmigrante ruso que había fundado años antes la Hyde Athletic Industries compra Saucony y la orienta a la producción de zapatillas para correr como un río.

Su carácter icónico como zapatillas deportivas llegaría en el año 1983, durante la Maratón de Nueva York. Queda en la retina la victoria in extremis del neozelandés Rod Dixon calzando las Saucony Jazz y levantando los brazos en señal de victoria. Un hecho que dio al modelo Jazz ese carácter que sobrevive a todas las épocas.

Los años desde 1990 a 2009 son de movimientos empresariales de la marca, que les pasa factura. En 2005 es adquirida por Stride Rite Corporation y, en 2007, esta es adquirida por Payless ShoeSource. La compañía se resiente, pero en un modelo de sneakers vuelven a encontrar la clave del éxito en 2009: nacen las Saucony Kinvara. Una vuelta a los orígenes pero manteniendo la tecnología de amortiguación. Con ellas, llega el concepto de natural running y una revolución en esta industria.

#pisalavida